Usos y calidad del agua: la eficiencia que mantiene el desarrollo del oasis mendocino

Concepto de calidad del agua

La calidad del agua, superficial o subterránea, está relacionada con un conjunto de condiciones entendidas como los niveles aceptables que deben cumplirse para asegurar la protección del recurso hídrico y la salud de la población.

La determinación de los parámetros de calidad del agua se realiza en base a los criterios físicos, químicos y biológicos que consideran la dinámica de los procesos y elementos que los afectan. También interviene la capacidad del recurso o del ecosistema para soportar presiones y su poder de autodepuración. Estos parámetros de calidad se fijan de manera diferenciada y de acuerdo con los diferentes usos del recurso: consumo humano, riego, industria, generación de energía, usos recreativos, etcétera. Es decir, según cual sea el uso, será la calidad o constituyentes que se pueden admitir. Por ello se puede afirmar que el concepto de calidad no es absoluto, ya que tiene estrecha relación con el uso.