Usos y calidad del agua: la eficiencia que mantiene el desarrollo del oasis mendocino

Monitoreo preventivo de la calidad del agua

Para conservar la calidad y prevenir la contaminación del recurso hídrico el DGI estableció, de forma sistemática, planes de acción para todas las cuencas de la provincia desde hace más de 20 años. Entre ellos destacan la recolección de muestras y mediciones, en sitios ya fijados, en arroyos, ríos y embalses. Se toman muestras de agua subsuperficiales que abarcan desde los lugares más altos de la cuenca hasta los extremos opuestos por el cauce del río. También se incluye la red de riego. A estas muestras se les realizan análisis de conductividad eléctrica, pH, aniones y cationes mayoritarios, metales pesados y bacteriológicos.

En los embalses es necesario seleccionar muestras de agua de la superficie y en profundidad. Por la naturaleza del cuerpo de agua embalsada, de gran extensión y con profundidades altamente variables de más de 90 metros (por ejemplo el Embalse Potrerillos), es necesario utilizar embarcaciones y equipamiento específico para tomar muestras del fondo.