Usos y calidad del agua: la eficiencia que mantiene el desarrollo del oasis mendocino

La función del DGI en el control de la contaminación

Con el objetivo de evitar la contaminación de efluentes líquidos, el Departamento General de Irrigación elaboró la resolución N°778/98 del HTA. En este marco normativo se crea el Registro Único de Empresas (RUE) y se establecen los valores máximos de los parámetros correspondientes a los efluentes industriales para su vuelco en cauces de riego, arroyos, ríos o embalses. El control que se realiza posee una parte administrativa y otra de inspección a la empresa generadora del efluente. Durante la visita a la empresa el inspector responsable observa del funcionamiento correcto del sistema de tratamiento y hace mediciones de parámetros del agua en el interior de las piletas o plantas, además de supervisar el efluente en la etapa final.

 

 

Te recomendamos ver en Aquabook:

Cuatro ejes principales del Plan Agua 2020

El gobierno del agua en Mendoza