¡Les damos la bienvenida a Aquabook!

Mendoza es una provincia de clima semiárido y que sufre de escasez estructural de agua.  Desde hace más de una década, ese difícil escenario se ha agravado por los impactos del Cambio Climático, que llegaron para quedarse y que constituyen un nuevo paradigma que la autoridad del agua debe gestionar. Este gran desafío nos lleva a elaborar estrategias territoriales y articular e implementar medidas de prevención, mitigación y adaptación al fenómeno de la sequía. 

Entre otras acciones, el Departamento General de Irrigación desarrolla un programa de educación para la valoración y el uso eficiente del recurso hídrico, todo ello en consonancia con el nuevo diseño curricular de nivel primario de la Dirección General de Escuelas de la Provincia de Mendoza, en el cual el agua es un eje transversal que atraviesa todas las disciplinas. 

Nuestro objetivo primordial es difundir y promover una Cultura del Agua que incorpore la valoración del recurso con acento en el uso responsable y solidario. Resulta clave, entonces, para poder generar los cambios necesarios, que docentes y alumnos de Mendoza desarrollen estas temáticas de manera cotidiana a través de la sensibilización, el conocimiento y la acción.

Es por ello que el Departamento General de Irrigación pone a disposición el Aquabook a docentes y alumnos del nivel secundario y superior, que consiste en una herramienta pedagógica desarrollada para entender la realidad hídrica de Mendoza en el contexto internacional, nacional y local. 

El análisis de cada una de nuestras cuencas y la  interacción de  sus particularidades ambientales y sociales se desarrolla a través del siguiente recorrido:

Capítulo 1: El agua, una mirada global. Nos permite valorar el agua como fuente de vida, bienestar y desarrollo, sus aspectos como recurso natural y su papel fundamental en la biodiversidad. También vamos a conocer los esfuerzos que se llevan a cabo en todo el planeta por la accesibilidad al agua y los principales hitos y acuerdos mundiales tendientes a garantizarla.

Capítulo 2: Recursos hídricos de Mendoza en su contexto regional. Mendoza y sus condiciones climáticas y geográficas particulares determinan unidades territoriales. Nuestros recursos hídricos superficiales y subterráneos delimitan cuencas y regiones específicas.

Capítulo 3: En Mendoza cada gota cuenta. Las grandes y pequeñas obras de ingeniería hidráulica permiten captar, embalsar, aprovechar la energía, conducir, distribuir, regular y regar, para que día a día el agua llegue a destino.

Capítulo 4: Usos y calidad del agua, la eficiencia que mantiene los oasis mendocinos. Mantener los oasis es un proceso constante que no admite pausa. Es necesario dar un orden de prioridad a los usos del agua y preservar su calidad. En algunos casos el agua puede ser tratada y reutilizada.

Capítulo 5: El agua se valora y se mide. Medir la cantidad de agua disponible proporciona la posibilidad de valorarla y administrarla de manera más eficiente. Mediante estudios complejos e integrales como el Balance Hídrico, el Pronóstico de Escurrimiento y las redes de medición automática es posible obtener datos útiles y confiables.

Capítulo 6: Gestión prospectiva del agua en Mendoza: pasado, presente y futuro. Administrar y gestionar el agua en Mendoza es una tarea llevada a cabo por numerosas generaciones a lo largo de más de dos siglos. Las actuales formas de organización incluyen nuevas miradas que se desarrollan en los capítulos 7 y 8.

Capítulo 7: Amenazas que nos tornan vulnerables: cambio climático y sequía. La escasez hídrica ha estado presente siempre, pero el cambio climático y la disminución de las precipitaciones níveas sostenida en el tiempo supera el habitual escenario conduciendonos a la actual sequía. Para enfrentar este riesgo, adaptarnos y recuperarnos de sus efectos es imprescindible construir la resiliencia necesaria contemplando las acciones a tener en cuenta antes, durante y después de la sequía.

Capítulo 8: Agua y mujer. Reconocer el protagonismo de la mujer en los usos del agua y su impacto en la economía, su rol clave en la preservación del recurso y acortar la brecha de gobernanza en materia de recursos hídricos es prioritario para Mendoza. Por ello el DGI creó el Programa Agua y  Mujer mediante el cual desarrolla diferentes acciones de visibilización y puesta en valor del rol de la Mujer en la gobernanza del agua.