Usos y calidad del agua: la eficiencia que mantiene el desarrollo del oasis mendocino

Parámetros de calidad

Los parámetros más significativos para determinar la calidad del agua suelen clasificarse en:

Físicos:

No son índices absolutos de contaminación, por lo tanto debe medirse en cada caso la desviación de la norma. Los  más importantes:

  • Sabor
  • Olor
  • Color
  • Turbidez
  • Conductividad eléctrica
  • Temperatura

Químicos:

Son los más importantes para medir la calidad del agua. Podemos clasificarlos en inorgánicos y orgánicos. A continuación se detallan los principales:

  • Inorgánicos: pH, dureza, alcalinidad, acidez mineral, cloruros, sulfatos, nitratos, fosfatos, fluoruros, sílice, bicarbonatos, carbonatos, aniones, sodio, potasio, calcio, hierro, magnesio, manganeso y metales tóxicos.
  • Orgánicos: demanda bioquímica de oxígeno, demanda química de oxígeno y carbono orgánico total.
  • Gases disueltos: dióxido de carbono, oxígeno disuelto, sulfuro de hidrógeno y amoníaco.

Biológicos:

Se refieren a la presencia de microorganismos patógenos de diferentes tipos: bacterias, virus, protozoos y otros organismos que transfieren enfermedades como el cólera, tifus, gastroenteritis diversas, hepatitis, etcétera.

Los parámetros microbiológicos más comunes son:

  • Coliformes totales
  • Estreptococos fecales
  • Coliformes fecales

De acuerdo al uso, habrá ciertos constituyentes que pueden permanecer y otros que deben eliminarse, lo que a su vez se relaciona con las características de la fuente de agua de la que se dispone. Además, cada “uso” aporta constituyentes propios y genera aguas residuales que también deben ser tratadas antes de ser vertidas a un cuerpo receptor. De este modo no desmejora la calidad de la fuente y tampoco perjudica usos posteriores. En la figura siguiente se muestra esquemáticamente esta interrelación.

Figura 124: Relación fuente - uso y calidad del agua 

 

Fuente: Banco de imágenes del Departamento General de Irrigación.