Usos y calidad del agua: la eficiencia que mantiene el desarrollo del oasis mendocino

La química del agua

El agua es un compuesto (H2O) que en condiciones normales (20°C y 1 atm) se encuentra en estado líquido. Su estructura molecular es simple: contiene dos átomos de hidrógeno (H) y uno de oxígeno (O). Cada átomo de hidrógeno está unido al oxígeno por medio de un par de electrones de enlace. El oxígeno tiene además, dos pares de electrones no enlazantes. De esta manera existen cuatro pares de electrones rodeando al átomo de oxígeno: dos pares formando parte de los enlaces covalentes con los átomos de hidrógeno y dos pares no compartidos en el lado opuesto.

Figura 118: Estructura molecular del agua 

Fuente: Banco de imágenes del Departamento General de Irrigación.

Debido a que el ángulo entre los enlaces del H es de 105° resulta una molécula dipolar, es decir, que existe en ella una distribución irregular de la densidad electrónica. Por esta razón, el agua posee una carga parcial negativa cerca del átomo de oxígeno y una carga parcial positiva cerca de los átomos de hidrógeno. Una atracción electrostática entre la carga parcial positiva cercana a los átomos de hidrógeno y la carga parcial negativa cercana al oxígeno, origina un enlace por puente de hidrógeno.

Esta es una de las causas principales de sus propiedades físicas y de su comportamiento químico. La habilidad de los iones y otras moléculas para disolverse en el agua se debe a la polaridad de ésta última.

Ejemplo de cómo el agua disuelve un grano de sal (ClNa):

Figura 119: Forma sólida de la sal (cristalina)

 

Fuente: Banco de imágenes del Departamento General de Irrigación.

Figura 120: Sal disuelta en agua

 

Fuente: Banco de imágenes del Departamento General de Irrigación.