Usos y calidad del agua: la eficiencia que mantiene el desarrollo del oasis mendocino

La calidad del agua: uso recreativo

El uso recreativo tiene por objeto el aprovechamiento de aguas, riveras y playas de ríos o cuerpos de agua embalsada para fines de esparcimiento, deportivos, recreación o turísticos. En relación con la calidad del agua, las actividades anteriormente mencionadas poseen diferentes impactos. Los deportes como la natación, pruebas combinadas, deportes a vela o remo no tienen motores y por ello no se utilizan aceites, ni combustibles. Uno de los principales problemas de las lanchas a motor son los residuos de hidrocarburos que quedan en el agua. En relación a esta problemática y con el objetivo de conservar las características de la calidad del agua en el Embalse Potrerillos, desde la finalización de la obra y el comienzo del llenado en el año 2002, se determinó no usar lanchas a motor. Solo se puede navegar con pequeñas embarcaciones a remo o vela.