Gestión prospectiva del agua en Mendoza: pasado, presente y futuro

Relaciones interinstitucionales en la gestión del agua

La necesidad de disponer de agua, en cantidad y calidad, para las diferentes actividades humanas y económicas en la provincia de Mendoza conlleva a la creación de distintas instituciones públicas y privadas con tareas específicas. Estas poseen el fin de asegurar la provisión de agua.

La administración del agua por parte del DGI también ha generado relaciones colaborativas con otras instituciones provinciales para la realización de proyectos y tareas conjuntas y se utiliza la figura de convenios entre ellas. 

Entre las instituciones a nivel provincial que trabajan en conjunto se encuentran:

  • Gobierno provincial a través de sus ministerios. 
  • Aguas y Saneamiento de Mendoza (AySAM). 
  • Ente Provincial del Agua y de Saneamiento (EPAS).
  • Los municipios.                 

La relación institucional del DGI con el Gobierno provincial está ligada por la importancia que éste último representa como ejecutor de gastos e inversión pública y especialmente con el Ministerio de Infraestructura, por medio de su Dirección Provincial de Hidráulica. Esta dirección tiene como tareas la conservación y el mantenimiento de los cauces y de las obras que sirven para la defensa aluvional.

Las acciones se complementan también con el Ministerio de Tierras y Ambiente y Recursos Naturales y tiene como objetivo elaborar la política ambiental provincial destinada a crear condiciones de prevención, protección y conservación de la naturaleza y hábitat humano. Estos dependen de la cantidad y calidad del agua existente.

Otra institución relacionada con el DGI en la provincia es la empresa de Agua y Saneamiento Mendoza (AySAM) y el Ente Provincial del Agua y de Saneamiento (EPAS). AySAM es una sociedad anónima con participación estatal mayoritaria y tiene por objeto la prestación de los servicios de provisión de agua potable y de saneamiento en las áreas territoriales de operación.  Estas se definen, en la Provincia de Mendoza, mediante los respectivos contratos de concesión que se celebren. 

El EPAS es un organismo regulador y de control de la prestación del servicio de agua pública y saneamiento. Entre sus funciones específicas están: dictar normas reglamentarias de carácter técnico, controlar la ejecución de los planes y programas de inversión por los operadores del sistema, controlar el régimen de explotación, en particular el régimen tarifario; proponer al Poder Ejecutivo las tarifas de los servicios, establecer y aplicar los procedimientos de control de los servicios, resolver los conflictos que surgiesen entre usuarios, operadores y terceros; aplicar y hacer cumplir la ley y su reglamentación, entre otras. 

En cuanto a los municipios, estos no tienen injerencia en la administración y gestión del agua a nivel provincial. Los trabajos conjuntos de los municipios y DGI se dan cuando los primeros colaboran con actividades de limpieza y gestión de residuos, disposición de maquinarias para el mantenimiento de canales de riego, acequias, participación en los comités de cuencas, campañas de concientización sobre cuidados del agua, entre otros.

 

 

Te recomendamos ver en Aquabook:

Uso poblacional